Adquirir una vivienda para reformar ¿qué implica?

Antes de dar el paso y realizar la compra de una vivienda se presentan diversos dilemas que hay que resolver. Entre ellos, si optar por una vivienda de nueva construcción o un proyecto que implique reformas. Una de las preguntas más frecuentes que nos hacemos tiene que ver con el hecho de que una vez adquirida la vivienda para reformar no sabemos a qué nos vamos a enfrentar. En primer lugar, hay que buscar ayuda y asesoramiento antes de la adquisición, para evitar viviendas con problemas graves, como las humedades, que pueden implicar problemas de estabilidad o en el sistema de fontanería. Una vez se ha hecho la compra de una vivienda para reformar, la primera y más importante decisión (tras la más difícil, que es adquirir una vivienda) es la elección de los profesionales que la van a llevar a cabo. Y esta es el paso fundamental para una reforma de éxito: hemos de escoger una empresa profesional, con amplio conocimiento de toda clase de edificios (para evitar sorpresas), con experiencia en diferentes proyectos y que puedan reformar, rehabilitar y reacondicionar edificios con un buen equipo. Hemos de asegurarnos una empresa que ofrezca calidad, la única garantía de que más adelante no vamos a encontrarnos con problemas graves una vez instalados en casa.

Embarcarse en una reforma: no todas son iguales

Cuando verdaderamente una reforma integral suele ser necesaria es en edificios que cuentan con más de 30 años, particularmente en los casos en los que los propietarios previos apenas han intervenido la vivienda desde su construcción. Esto resulta frecuente cuando se trata de una vivienda heredada o cuando los dueños no tienen ningún interés en invertir en una reforma para aumentar su valor en el mercado, generalmente porque tienen prisa por realizar la venta. Esto implica que, en muchos casos, la adquisición de una vivienda que requiere una reforma importante tiene dos ventajas: la primera y más obvia, que se suelen encontrar oportunidades muy buenas a precios casi de chollo. La segunda razón que puede inclinar la balanza por la compra de una vivienda para reformar es el hecho de que podemos diseñar, con ayuda de profesionales, una casa a nuestra medida y que responda mucho más a nuestros gustos, necesidades y forma de vida. Siempre que contemos con una empresa profesional, con experiencia y centrada en la calidad, la experiencia puede ser muy positiva. La cantidad de trabajo y de dinero que una vivienda pueda requerir a la hora de abordar una reforma varían mucho. Ahora bien. Cuando la vivienda se ha ido manteniendo, generalmente no necesita una reforma integral, sino simplemente la actualización de las instalaciones de fontanería o de electricidad. Igualmente es frecuente la necesidad de pintar por completo todas las superficies, reformar de forma integral el baño o la cocina, el cambio de puertas o ventanas para conseguir una mayor seguridad y mejor aislamiento (de forma que ahorraremos en la factura de electricidad), cambiar el suelo en algún lugar concreto, incluso reparaciones de albañilería o madera en alguna zona deteriorada.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.