docomoco

RECONOCIDOS INTERNACIONALMENTE DOS EDICIFIOS EMBLEMÁTICOS EN LA COMUNIDAD VALENCIANA

Placas Docomomo en la semana de la arquitectura de Valencia

El COACV (Colegio Oficial de Arquitectos de la Comunidad Valenciana), en colaboración con los Colegios Territoriales, organizó diversos eventos y actividades del 1 al 8 de octubre de 2019 para la semana de la arquitectura en nuestra región. Además de coloquios, charlas, talleres infantiles, debates, premios y homenajes, uno de los acontecimientos estrella fue la colocación de la placa Docomomo en dos edificios de la provincia de Valencia. Esta distinción corresponde a dicha fundación internacional, Docomomo Ibérica, que se dedica a inventariar, divulgar y proteger los edificios del Movimiento Moderno en toda la península.

Pero, ¿qué es el Movimiento Moderno?

El Movimiento Moderno es una corriente arquitectónica, también llamada racionalismo o estilo internacional, surge a inicios del siglo XX (entre 1920 y 1970, aproximadamente). Gracias a las aportaciones de grandes arquitectos internacionales como Le Corbusier o Gropius, del español, Ricardo Bofill y en Valencia, Javier Goerlich, al que debemos el diseño del Colegio Mayor Luis Vives, los habitantes de las ciudades tenemos este estilo de vida. Todos nuestros modelos no solo de arquitectura, sino de urbanismo, las ideas sobre la vivienda, el confort y la funcionalidad de los edificios nacieron con el racionalismo, que es en realidad… ¡la arquitectura de nuestro tiempo!

Ya han pasado cien años desde los inicios del Movimiento Moderno y hoy sabemos la importancia de mantener este tipo de edificios, que necesitan de continuados trabajos de rehabilitación y restauración para su correcta conservación. Instituciones como Docomomo, dan valor a la arquitectura moderna y fomentan la conservación de estos edificios, testigos de la historia del crecimiento de nuestras ciudades. Durante años se han elaborado teorías sobre la preservación de edificios antiguos con desarrollo de técnicas de rehabilitación específicas con criterios complejos. De ahí, la insistencia de arquitectos e ingenieros en la relevancia de contar con expertos con experiencia en conservación, rehabilitación, mantenimiento y restauración de este tipo edificios, testimonios del rico patrimonio arquitectónico nacional y local.

Dos edificios emblemáticos en Cocetaina y Valencia

El 2 de octubre se reconoció el edificio Merín, de Cocetaina, Alicante, del arquitecto alcoyano del Movimiento Moderno, Vicente Valls Gadea. Se terminó de construir en 1931, por lo que sería previo al conocido edificio Capitol de Madrid (cuya rehabilitación en 2017 consiguió la conservación del cinematográfico cartel de Sweppes). Es una muestra temprana de la verticalidad que veremos en los fabulosos rascacielos norteamericanos, concebido con todo un programa residencial familiar, con garaje y áreas de servicio independientes. Al día siguiente se instaló la placa Docomomo sobre la fachada del Grupo de Viviendas Antonio Rueda, de Valencia, diseñado por Joaquín García Sanz, Luis Marés Feliú y Vicente Valls Abad. Este otro inmueble se termina de construir en 1970 como edificio de vivienda social para alojar a más de 1000 familias, muchas de ellas damnificados de la inundación del río Turia. Se ordena en módulos de unas 200 viviendas cada uno, aislados del ruido del tráfico de la Avenida del Cid, con zonas ajardinadas para la interacción entre vecinos, bajos comerciales, y dúplex con una espléndida iluminación. Ambos edificios mantienen sus estructuras y decorados en estado original. Además, continúan habitados, lo que precisamente señalan los expertos en la materia como elemento clave para la correcta conservación de este tipo de edificios históricos: el uso continuado y el mantenimiento, así como una restauración y rehabilitación adecuada, por empresas especializadas y con dilatada experiencia.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.