ahorrar factura luz

Cómo usar el aire acondicionado para reducir al mínimo la factura de la luz

Cómo usar el aire acondicionado para reducir al mínimo la factura de la luz

Estás pensando en instalar aire acondicionado en tu casa pero temes por la factura de la luz? ¿Ya lo tienes, pero quieres aprender a usarlo correctamente? Aquí vamos a darte algunos tips para que te conviertas en un experto del tema y reduzcas tus gastos al mínimo.

Instalación del aire acondicionado

Es importante realizar un estudio previo para la instalación del aparato. Busca lugares en los que no haya corrientes, espacios diáfanos donde el aire se extienda por la casa o zonas altas, puesto que el aire frío tiende a bajar. También es muy importante el lugar donde se instala la unidad exterior, debe ser un espacio bien ventilado para que el calor que desprende no entre en la estancia.

Cómo economizar el uso del aire acondicionado

Aunque es un rumor muy extendido, no es cierto eso de que “ahorramos al poner el aire acondicionado a baja temperatura para enfriar rápido nuestra casa y así poder apagarlo antes”. Al contrario, lo recomendable es mantenerlo a una temperatura constante (entre 25° y 26°) durante las horas fuertes de calor. De este modo consumiremos menos y mantendremos la casa climatizada todo el día.

Mantén el flujo del aire hacía el techo para enfriar toda la estancia. Aunque tengamos la sensación de mayor frescor al dirigir el aire directamente, el frío aguanta mucho mejor si baja desde arriba y se reparte mejor por toda la habitación.

Mantén persianas y toldos bajados para evitar que el sol entre en las habitaciones y calienten la casa. Si tu aparato es nuevo, usa el modo ECO, ¡lo notarás mucho en tu factura de la luz!

Cómo aislar térmicamente la casa para conservar el frío o el calor

Un buen aislamiento es fundamental para mantener la temperatura idónea sin malgastar energía. Si el aire se escapa tardaremos mucho tiempo en enfriar la casa, por lo que aislarla bien es imprescindible.

Las ventanas son el principal foco de fuga. Lo idóneo son las ventanas de PVC, ya que actúan como aislante evitando los puentes térmicos de frío y calor. Si además instalamos ventanas con doble acristalamiento conseguiremos reducir la radiación de calor hasta un 40%.

Las persianas son otra fuente de salida del frío o calor. Los huecos que encontramos en la caja de la persiana del muro exterior suelen reducir mucho la capacidad de aislamiento. Hay soluciones para mejorarlo como cajones de poliestireno expandido o cajones con mantas de aislamiento que reducen las fugas hasta en un 70%.

Por debajo de las puertas siempre suele haber una corriente de aire, una buena opción son los evasores de corrientes de aire, muy fáciles de instalar y cómodos ya que se deslizan al abrir y cerrar la puerta.

También hay que tener en cuenta todo tipo de rendijas, interruptores y tuberías mal aisladas que producen fugas de aire al exterior. Para solucionarlo es recomendable instalar espuma aislante, cinta aislante o selladores herméticos de espuma de baja expansión y así tapar cualquier hueco.

No hay que olvidarse de las chimeneas. Representan un gran agujero en casa. Si eres de los pocos privilegiados que tiene una, hay una manera muy sencilla de taparla en verano. Se llaman balón de chimenea, son muy fáciles de instalar y quitar. Se componen de varias capas de plástico duradero y pueden ser reutilizados varias veces.

Además de sellar bien todos estos agujeros, existe otra solución bastante efectiva que se utiliza  sobre todo, en edificios antiguos rehabilitados. Son los recuperadores de calor: su mecanismo se basa en un ventilador que extrae el aire viciado de la vivienda. Otro ventilador que sustituye este aire viciado por aire limpio y un elemento intermedio que aprovecha la energía del aire que extraemos de la vivienda y la intercambia con el aire exterior que impulsamos.

Estos aparatos, además, están equipados con una serie de filtros de partículas para mejorar la calidad del aire que nos llega al interior y sirven de aislante térmico mejorando la eficiencia en un 90%.

¡Esperemos que estos consejos te hayan sido de ayuda! Si tienes alguna duda más no dudes en ponerte en contacto con nosotros a través de  informacion@soluzziona.es o en el tlf. 963 97 52 06.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.